Inmunología
en línea
Coordinador: José Peña Martínez

El día uno de diciembre está marcado como “El Día Mundial de Lucha contra el SIDA”  en los calendarios del todo el mundo. No en vano esta infección, producida por el VIH, es una de las peores pandemias que ha tenido que afrontar la humanidad. Ante la capacidad tan devastadora de esta pandemia nadie debe de considerarse ajeno. Desde que se hizo visible esta enfermedad hace tres décadas,  han muerto más de 20 millones de personas y, tan solo en  el pasado año,  se infectaron más de tres  millones de personas en el mundo  y  3.000 en España. 

 

El tratamiento de esta infección se hace con antirretrovirales que consiguen detener al virus pero no eliminarlo por completo del cuerpo.  De esta manera en los países desarrollados, donde la mayoría de las personas tienen acceso al tratamiento, esta infección se sufre de por vida pero no es mortal. Por el contrario en los países del tercer mundo donde el acceso al  tratamiento es muy limitado, la infección es mortal para la mayoría de los portadores del VIH.

Es muy preocupante que no se  disponga de  una vacuna que pueda evitar esta infección. Así la posibilidad de enfermar queda en manos de las medidas preventivas de cada persona con el agravante de que los portadores de VIH,  aunque  no presenten síntomas de infección, poseen la capacidad de contagiar a otras personas.

El no disponer de una vacuna se debe a que el VIH utiliza estrategias muy sofisticadas  y además muta  a gran velocidad, incluso por minutos, cuando el virus de la gripe, por ejemplo, lo hace  por años.  Esto hace que cuando las defensas aprenden a reconocer un determinado virus, éste ya ha cambiado, lo que hace que la respuesta defensiva sea ineficaz. Así sucede repetidamente hasta que  el sistema inmune termina por agotarse, dando lugar a la “inmunodeficiencia” característica  de esta enfermad. 

Pensemos que en otras infecciones,  el organismo puede eliminar el patógeno invasor  por acción de sus defensas quedando el individuo protegido frente a posteriores contagios del mismo. Pero esto no es el  caso del SIDA  donde las defensas son insuficientes para su destrucción. Está claro que  al no haberse descrito curaciones de esta  infección por VIH,  no disponemos de un modelo natural que podamos imitar para generar una vacuna.

Ensayos de vacunas frente al SIDA se han realizado centenares, pero todos ellos infructuosos. Sola una de las vacunas, conocida como de Tailandia, ha dado resultados alentadores aunque insuficientes para ser utilizada a gran escala.

En la lucha contra el SIDA, España está participando responsablemente. Para ello se constituyó el  “Grupo Español de Vacunas contra el SIDA" apoyado por el Ministerio de Sanidad y del que forman parte diferentes Centros e Instituciones entre los que se encuentra el Hospital Reina Sofía de Córdoba y la Universidad de Córdoba.

Desde este grupo se ha trabajado en el desarrollo de vacunas preventivas aplicables a individuos sanos. También se viene trabajando en vacunas terapéuticas aplicables en  individuos ya portadores del HIV y así potenciar sus defensas. En ambos tipos se han obtenido  resultados alentadores al observarse descensos importantes de la carga viral y activación de la defesas específicamente frente al HIV.

Podemos decir que terminaremos venciendo a esta pandemia de SIDA, que tan desigualmente afecta a unos y a otros dependiendo del lugar donde viven. Con la cautela de no concretar una fecha para disponer de una vacuna, sí podemos decir con toda rotundidad que se está avanzando de manera muy significativa.

Cada fracaso de una vacuna ha sido, sin  duda, una poderosa fuente de nuevos conocimientos y por ello podemos pensar cada vez con mayor certeza que venceremos el SIDA  porque como dice Gabriel García  Márquez “contra la vida no han podido ni las guerras, ni los peores elementos  naturales, ni las peores pandemias”.

La ventana  de la lucha contra el SIDA sigue abierta y por ella cada día que pasa entra más luz de esperanza

José Peña Martínez 

Publicado en DIARIO CÓRDOBA, 1 de diciembre del 2011

 uco logo

 logo asociacin

 logo thermo